Psicología: personalidad y conducta o comportamiento

La Personalidad humana, des del punto de vista psicológico hace referencia a las características psíquicas de cada persona. La  conducta viene determinada por los actos que se muestran y está influenciado por muchos factores, como: culturales, sociales, ética, etc. La personalidad y la conducta engloba lo que pensamos, sentimos y lo que hacemos.

En los modelos de referencia de la personalidad y conducta del comportamiento básico, hay que tener presente:

La estabilidad del comportamiento es la persistencia o mantenimiento de la conducta a lo largo del tiempo y ante una misma situación (o similares). Según Franz (1994) hay posibilidad de cambio conductual en psicología de la personalidad en:

Cambios madurativos: asociados a la edad, al ciclo vital basados ​​en el desarrollo biológico. Algunos autores, como MacCrae y Costa concluyen que la personalidad está casi fijada a los 30 años.

Cambios normativos: asociados con situaciones normalmente normalizadas, según actuaciones y toma de roles deseados por el individuo o la sociedad.

Cambios individuales: asociados a experiencias vitales propias del individuo como situaciones emocionalmente intensas, que pueden inducir al individuo a reacciones que intensifiquen sus rasgos de personalidad.

La personalidad es muy estable a lo largo de la edad adulta, con pequeños matices, como:

  1. a) Los rasgos de personalidad no cambian: se mantienen constantes. Para McCrae y Costa (1990), las experiencias de la vida no hacen cambiar la personalidad, sino que la personalidad acomoda estos cambios y da orden, continuidad y predictibilidad.
  2. b) La personalidad es una preparación al cambio. Se considera que el cambio existe relacionado con situaciones emocionales importantes experimentadas durante la vida. Existe la posibilidad, sin embargo, que los cambios de la personalidad estén relacionados con los rasgos de personalidad previos que prepararían el cambio.
  3. c) Los cambios en la personalidad son una respuesta a experiencias nuevas. Las experiencias aportan aprendizajes nuevos que favorecen la modificación de la personalidad y es posible mediante la intervención terapéutica o bien por el traslado a otros entornos.

Consistencia de la conducta es la persistencia o el mantenimiento de la conducta de una persona en situaciones diferentes.

Las regularidades conductuales constatadas en situaciones diferentes se pueden entender como el resultado de un patrón regular, de una configuración o pauta general del comportamiento que se establece en el individuo y refleja la actuación de procesos internos.

Si tiene algún problema o dificultad en su manera de pensar, en las emociones o su carácter contacte con Biospais y evaluaremos su caso.

Miquel Colomer Ortega

Psicólogo de Biospais

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *