La depresión postparto y la visión de la psicología

La depresión es un trastorno del estado del ánimo transitorio o permanente que se caracteriza por presentar sentimientos de abatimiento, infelicidad y culpabilidad, además de incapacitar a la persona para disfrutar de las cosas y los acontecimientos de la vida cotidiana (anhedonia). En ocasiones va asociada con la ansiedad.

Es muy relevante la relación que tiene la depresión con la tristeza, motivo por el cual el tratamiento psicológico está muy indicado. El análisis funcional de la depresión se tiene en cuenta la conducta y la relación con los elementos y contexto dela persona que la padece. En concreto, se presta atención a los antecedentes (próximos y lejanos) los consecuentes juntos con los pensamientos y los sentimientos y se estudia los aspectos emocionales, cognitivos y conductuales que se asocian a la conducta.

La depresión postparto viene condicionada a grandes cambios físicos, emocionales y de vida que aparecen en la madre. Alteraciones físicas como el aumento del útero y de la barriga; cambios hormonales y, cambios en la vida, como menor tiempo para ella para cuidar al bebé y cansancio por la alteración diaria del sueño, baja autoestima. El parto conlleva estrés debido al cuidado infantil, se agrava con el temperamento difícil del niño y al llanto continuo del bebé. Puede verse favorecida por falta de apoyo social, pérdida de un trabajo, dificultades financieras y/o dificultades en el matrimonio.

La depresión postparto afecta a un número importante de mujeres. Las hay de dos tipos, la transitoria que aparece a los pocos días del parto y desaparece unas dos semanas después de manera espontánea. Y, el trastorno depresivo que es aconsejable el tratamiento psicológico, que puede ser con la pareja. Si la pareja no puede asistir a las sesiones se suele informar del trastorno depresivo para que entienda el proceso por el que pasa su pareja y la pueda ayudar. Los psicólogos le hacemos ver a la madre que el trastorno tiene cura, que se conciencie de su estado y le proporcionamos herramientas para iniciar su recuperación. Póngase en contacto con Biospais si necesita ayuda o quiere iniciar un tratamiento.

Miquel Colomer Ortega

Psicólogo de Biospias

La desmotivación: causas y maneras de superarla, visión de la psicología

La desmotivación nos impide que llevemos a cabo una acción y no se encuentran los estímulos necesarios para realizarlas. Esta sensación la han experimentado todas las personas a lo largo de la vida, cuando perdemos el motor y estamos sin fuerza para llevar a cabo actividades que eran placenteras y se acompaña de pesimismo, desesperanza, tristeza y apatía.

La persona desmotivada se encuentra con:

  • Pérdida del interés para asearse o comer, las necesidades básicas.
  • Aparecen pensamientos negativos sobre sí mismo y sus capacidades.
  • Hay un estado de ánimo cambiante y mayor irritabilidad.
  • El descanso no es placentero y puede aparecer insomnio.

La desmotivación tiene causas diferentes, entre las que se encuentra: el miedo, hay motivos intrínsecos, cambio de las necesidades en la evolución personal, metas erróneas, falta de claridad, cansancio, nuestros valores, por renuncias y pérdidas, y/o falta de desafíos.

La desmotivación puede ser general o afectar alguna faceta de nuestra vida, como: la laboral o escolar, en las relaciones o la pareja, el área personal, etc.

Las razones por las que aparezca la desmotivación pueden ser varias: anteponer los deseos o proyectos de los otros a los propios, huir de éxitos o fracasos, ponernos metas que no podamos realizar a corto plazo, errores y falta de disciplina para realizar y planificar las actividades, depresión, ansiedad o cansancio y dependencias a drogas como el consumo al cannabis.

La desmotivación es un estado muy limitante que a la larga afecta el plano emocional, por lo que hay que intentar sobreponerse. Muchas veces no es fácil.

Si necesita ayuda para encontrar la motivación perdida la consulta con un psicólogo le será muy beneficiosa. En la consulta de psicología hablaremos sobre sus dificultades y en el plano en la que le afecta la desmotivación: laboral o escolar, familiar, de pareja o en las relaciones, general o por abuso de sustancias. Si quiere tratar la desmotivación en Biospais trabajaremos con sus recursos, habilidades y fortalezas para superar la desmotivación y la afectación emocional. ¡Consúltenos!

Miquel Colomer Ortega

Psicólogo de Biospais

La eyaculación precoz, dentro de las patologías sexuales, y el tratamiento psicológico

La conducta sexual humana es un fenómeno complejo, ya que interaccionan diferentes factores de diversa índole. Hay una interrelación con aspectos psicológicos, emocionales y fisiológicos que dan lugar al deseo sexual o a la falta de deseo sexual y aparecen las patologías.

La patología sexual relacionada con disfunciones psicosexuales, como puede ser: el deseo sexual hipoactivo, trastorno por aversión al sexo, trastorno por aversión sexual en la mujer, trastorno de la erección en el varón, trastorno orgásmico femenino, trastorno orgásmico masculino, eyaculación precoz, dispareunia, vaginismo.

Todas las disfunciones sexuales anteriormente comentadas pueden ser producidas por factores psicológicos, orgánicos o por la interacción de ambos. Aunque, hay una característica común que tienen todas ellas, es la ansiedad que provocan a la persona que las padece y/o a su pareja.

La ansiedad, en estos casos, actúa como desencadenante o motor que las mantiene una vez instauradas. La eyaculación precoz se caracteriza, según el DSM-IV, por:

  • Eyaculación persistente o recurrente en una respuesta a una estimulación sexual mínima antes, durante y o poco después de la penetración, y antes de que la persona lo desee. Se tienen en cuenta factores que influyen en la duración de la fase de excitación, como la edad, la novedad de la pareja o la situación y la frecuencia de la actividad sexual.
  • La alteración provoca malestar acusado o dificultades en las relaciones interpersonales.
  • La eyaculación precoz no es debida exclusivamente a los efectos directos de una sustancia, como la abstinencia de opiáceos.

Es muy frecuente que la disfunción sexual aparezca en un contexto de mala relación o falta de comunicación de pareja, aunque, en muchas ocasiones el conflicto se genera por unas relaciones sexuales conflictivas. Es sabido también que, la disfunción sexual tiene como inicio una situación de estrés, o experiencias sexuales traumáticas (sobre todo en mujeres) o a determinados rasgos de personalidad (personas muy controladoras o con baja autoestima, etc.).

Si se encuentra inseguro, nervioso o con dificultades por una disfunción sexual, en Biospais podemos ayudarle. Contacte con nosotros y le informaremos sobre los tratamientos psicológicos y de acupuntura.

Miquel Colomer Ortega

Psicólogo de Biospais

La visión psicológica de la dislexia

La dislexia es, en términos psicológicos, una discrepancia entre el potencial de aprendizaje de una persona y su nivel de rendimiento, sin que exista ningún problema sensorial, físico, motor o deficiencia educativa, según el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, DSM-IV.  Por lo tanto, la persona disléxica tiene alterada la capacidad para entender lo que lee, ya que confunde o altera el orden de las silabas, palabras o letras, lectura lenta, insegura y baja comprensión.  Aunque, su coeficiente intelectual suele ser normal o alto.

En la etapa pre-escolar, la niña o el niño disléxico tiene dificultad para identificar, memorizar y reproducir letras, números o silabas que tienen formas semejantes. Por ejemplo, puede leer “qeso, en lugar de peso”. También puede haber una alteración del orden de las letras o silabas de una palabra.

En la etapa escolar se mantienen las dificultades iniciales y aparece una lectura vacilante, a veces hay dificultad de comprensión y escritura irregular y factor verbal comprensivo-expresivo bajo.

Es necesario adaptar los exámenes escolares conforme a las capacidades reales del niño o la niña disléxicos, para poder observar su rendimiento real, sin la dificultad de la lectura y poner una nota acorde a sus conocimientos de la asignatura.

La intervención psicológica temprana en el caso de la dislexia enseña al niño o la niña estrategias que le faciliten la comprensión y reduce sus dificultades. Al mismo tiempo se mejora los niveles de autoestima. Es muy importante valorar los esfuerzos del alumno y resaltar sus progresos.

Los deberes que tienen que realizar los niños en casa, en los casos de los alumnos con dislexia, las tareas escolares les van a llevar más tiempo en realizarlas. También va a ser mayor el esfuerzo para llevarla a cabo, por lo que la frustración y el rechazo son muy frecuentes. Lo mismo sucede en las tareas del aula, de ahí la importancia de los refuerzos positivos.

Si quiere más información o tratar la dislexia póngase en contacto con Biospais y le informaremos.

Miquel Colomer Ortega

Psicólogo de Biospais

Tics nerviosos en niños y adolescentes y los conocimientos de la psicología

Los tics nerviosos son movimientos involuntarios bruscos, cortos y repetitivos de cualquier grupo muscular. Se consideran el trastorno del movimiento más frecuente de la infancia. Normalmente son pasajeros, pero no en todos los casos.

En relación a los tics, la gravedad, la localización anatómica, la frecuencia y la complejidad varían a lo largo del tiempo. Típicamente los tics afectan a la cabeza y cara, con frecuencia, pero se pueden generalizar a otras áreas del cuerpo.

Encontramos diferentes tipos de tics: Tics motores simples, tics motores complejos, tics vocales simples, tics vocales complejos.

Los tics motores simples: son los más frecuentes y suelen afectar a la cara, cabeza y cuello. Encontramos, por ejemplo, guiñar un ojo, movimientos repetitivos con la cabeza, etc.

Los tics motores complejos: afectan a grupos musculares al repetir una acción, incluyen: tocar, agacharse, doblar las rodillas, dar giros al caminar.

Los tics vocales simples: en estos casos el niño o la niña resopla, carraspea, gruñe o repite un sonido determinado.

Los tics vocales complejos: a diferencia de los tics vocales simples, se repite una palabra. Puede alternar entre palabras que escucha (ecolalia), repetir sus propias palabras (alilalia) o repetir palabras obscenas, malsonantes o insultos (coprolalia), muy relacionado con el trastorno de Tourette, este último.

En la mayoría de casos los tics no suelen afectar demasiado  los niños. En los adolescentes puede que les afecte más en su ámbito social, en la relación con sus compañeros. Por regla general no suelen alargarse más de un año.

En el trastorno de Tourette los tics y hábitos nerviosos no se erradican en su totalidad, no existe un tratamiento ideal, sino que depende de cada niño. Los psicologos aplicamos un tratamiento conductual que presenta buenos resultados sobre la disminución de los tics y hábitos nerviosos.

Si los tics nerviosos le causan un malestar significativo en Biospais le podemos atender para buscar la solución más adecuada a su caso. En el caso de que les hayan diagnosticado un Trastorno de Tourette o cree que puede tenerlo, el tratamiento cognitivo conductual puede ayudarle a minimizar el malestar.

Miquel Colomer Ortega

Psicólogo de Biospais

Acoso escolar o Bullying, conocimientos y ayuda del psicólogo

El acoso escolar o Bullying es el maltrato físico, verbal y psicológico que se produce de manera reiterada en la escuela. Es el maltrato emocional que se da a un compañero, normalmente en el aula o patio del centro escolar, aunque puede extenderse a través de las redes sociales. Los protagonistas suelen ser compañeros del mismo curso o algo mayores que atacan a otro y la víctima se ve apartada del grupo por la complicidad o indiferencia de sus compañeros y amigos. Suele darse en edades cercanas a la pre-adolescencia.

El acoso escolar se presenta de diferentes maneras, como aislar socialmente a la víctima, sin permitir que hable y se relaciones con los compañeros de clase o no incluirle en los juegos, se le hace el vacío social. La víctima se siente aislado/a socialmente, ya que su grupo de iguales no quiere relacionarse con él. En estas edades, el grupo de iguales es muy importante para el desarrollo de los niños y niñas. También pueden haber conductas de burlas y desprecio o dañar su imagen social presentando una imagen negativa hacia sus compañeros. El agresor o agresores no actúan solos, si hay un agresor tiene un grupo de apoyo que hace difícil que el agredido pueda defenderse y aparece el miedo.

El acoso escolar o bullying tiene unas consecuencias negativas para la víctima primero y el entorno familiar cuando acaba conociendo la situación, que suele ser pasado un tiempo. El niño a la niña afectado/a puede tener problemas emocionales, como depresión, ansiedad, miedo o rechazo para ir a la escuela y baja autoestima y pérdida de confianza en sí mismo u hacia los demás. Puede haber síntomas físicos por somatización emocional como diarreas, pérdida del apetito, insomnio, cansancio, etc. Puede tener influencia sobre las relaciones o habilidades sociales futuras del afectado/a. Afectará a su rendimiento escolar afectando a la atención y motivación en clase, que se verá reflejado en los resultados de las notas. En la familia aparece la culpa, por no darse cuenta antes, no haber prestado más atención y no hacer nada. A veces la familia culpa a la niña o niño acosa, cosa que agrava el problema y no se debe hacer nunca.

En Biospais podemos ayudar a la víctima del acoso escolar o bullying y su familia a superar las consecuencias negativas presentes y futuras, para que se sienta mejor y con mayor confianza.

Miquel Colomer Ortega

Psicólogo de Biospais

Pensamientos obsesivos, el Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC), según los conocimientos de la psicología

Los pensamientos obsesivos son la esencia del trastorno obsesivo (TO). La característica de las obsesiones está relacionada con las creencias o imágenes mentales que se introducen en la cabeza de la persona que padece (TO), se alojan, se van repitiendo y afecta a su comportamiento, valores y sentimientos. Estas cogniciones o imágenes le afectan, ya que producen un nivel de malestar en su vida personal, familiar, social y/o laboral. Suelen estar más alteradas unas facetas de su vida que otras.

Los rasgos que delimitan el Trastorno Obsesivo tiene que ver con:

  1. Carácter insólito, intruso que se vivencia en su interior, es extraño y causa malestar.
  2. Se reconoce como propios y se tiene conciencia de enfermedad.
  3. Son reiterativos y persistentes.
  4. Su contenido es negativo.
  5. Les provoca una lucha interna que genera ansiedad.
  6. Interfiere en diferentes áreas de su vida.

Las obsesiones se caracterizan por manifestarse de diferentes maneras, pero cada persona suele delimitarse en una de las formas, como:

  1. Los impulsos obsesivos que pueden ser agresivos o sexuales y que se caracterizan por temor a dañar a un ser querido y en ocasiones generan dudas por si han podido realizar el impulso.
  2. Imágenes o representaciones obsesivas, que no suelen ser significativas, pero les acompaña un alto grado de ansiedad.
  3. Temores obsesivos que suelen estar relacionados con ideas de contaminación.
  4. Ideas obsesivas, con diferentes temáticas, como el orden, necesidad de simetría, sufrir por la limpieza, religiosas, contaminación, paso del tiempo, entre otras.
  5. Dudas, constante en el obsesivo que tiene la necesidad de comprobación varias veces en pocos minutos o con temores de contaminación.

Algunos paciente con trastorno obsesivo tienen la necesidad de realizar una compulsión, que son conductas que se repiten una y otra vez y se definen como actos o rituales compulsivos, a este trastorno se le conoce como trastorno obsesivo compulsivo. En un próximo escrito  ampliaré el tema de la compulsión.

En Biospais le ayudamos a mejorar el TOC, las creencias irracionales y el malestar que provoca, como la relación interpersonal, problemas de pareja, etc. Infórmese si tiene dudas o quiere ampliar información.

Miquel Colomer Ortega

Psicólogo de Biospais

Los malos hábitos de los adolescentes pueden llevarles a sufrir insomnio: visión de la psicología

Los jóvenes duermen pocas horas, como consecuencia de malos hábitos, por ejemplo, mirar la tv y jugar a las consolas hasta tarde, junto con el trabajo exigido en el estudio. Por la mañana  han de levantarse muy pronto para asistir a clase. Así que, estos jóvenes presentan somnolencia y falta de atención y concentración por una falta de sueño crónico. Por lo tanto, los jóvenes no duermen las horas que les corresponde por motivos ambientales y van más cansados ​​a causa de llevar sueño atrasado.

El insomnio por malos hábitos podría estar representado en el apartado de trastornos primarios de sueño. Encontramos las disomnias (que se caracterizan por trastornos de la cantidad, calidad y horario del sueño); y las parasomnias (caracterizadas por eventos o conductas anormales asociadas al sueño, a sus fases específicas o los momentos de transición sueño-vigilia). También se puede dar el caso de insomnio por el consumo de sustancias psicoactivas.

Los trastornos del sueño por malos hábitos de los jóvenes, en las disomnias, que incluyen los trastornos intrínsecos y los extrínsecos del sueño y los trastornos relacionados con el ritmo circadiano. Los jóvenes tienen que madrugar y en las vacaciones o el fin de semana duermen hasta el mediodía. Así, pueden presentar  un trastorno del ritmo circadiano, del tipo sueño retrasado  caracterizado por: patrón de sueño desestructurado por las exigencias exógenas de espaciamiento y duración del sueño. Puede provocar malestar clínicamente significativo, dando lugar si se agrava a un deterioro social, escolar o laboral a consecuencia del trastorno del sueño. También hay casos en del apartado disomnias no especificadas cuando hay alteración del sueño por los ciclos y ritmos ambientales y culturales, también característico en  muchos jóvenes de nuestra sociedad.

Si tiene dificultades en conciliar el sueño, la terapia psicológica le puede dar herramientas, estrategias y cambios de conducta para descansar mejor. De esta manera mejorara su concentración, cansancio y las repercusiones sociales y laborales. Si tiene dudas consulte con el centro de psicología y acupuntura Biospais y le atenderemos.

Miquel Colomer Ortega

Psicólogo de Biospais

La onicofagia (morderse las uñas) y cuando acudir al psicólogo para un tratamiento

La onicofagia es la conducta de morderse las uñas. Es un hábito infantil que suele desaparecer o se puede alarga hasta la edad adulta si no se corrige. La onicofagia es un hábito nervioso que tiene diversos orígenes, como: estrés, ansiedad, muerte de un familiar o por imitación si los padres o familiares se muerden las uñas, todavía. No es un buen hábito, ya que puede tener consecuencias en la salud y en la autoestima del infante. Entre las consecuencias negativas, puede afectar a la salud bucodental, heridas en los dedos, infecciones en las encías. Puede afectar en su autoestima por cuestiones estéticas o burlas de sus compañeros.

Lo más importante para erradicar el hábito de morderse las uñas es que el niño, adolescente o adulto tome consciencia del hábito. Una ayuda puede ser el autoregistro. Este autoregistro tiene dos funciones: por un lado, que el joven tome conciencia del hábito, y registre las veces que lo realiza y en que situaciones. Y, por el otro, para observar los resultados que ha habido después de la intervención.

Otra es hablar con él/ella y averiguar el motivo por el que se muerde las uñas. Básicamente, los motivos pueden ser: tiene las uñas largas, porque le molestaban, cuando se está más nervioso, etc.

Los padres, amigos (en caso de adolescentes o adultos) o familiares pueden observar cuando se muerde las uñas y en que situaciones. Ayuda a tomar consciencia del hábito.

Suele ayudar y ser útil, buscar actividades para controlar el impulso una vez se identifican los momentos en que se muerde las uñas y reducir el estrés y ansiedad que lo favorece.

Practicar deporte relaja y canaliza la energía, por lo que puede ser de ayuda para mejorarlo.

Si con estas recomendaciones no mejora y sigue la onicofagia puede haber un trastorno emocional o necesitar un enfoque más personalizado. En Biospais encontrará la ayuda necesaria para dejar de morderse las uñas.

Miquel Colomer Ortega

Psicólogo de Biospais

¿Qué son los lapsus mentales? Y cuando es recomendable acudir al psicólogo

Los lapsus mentales son equivocaciones involuntarias que hace una persona al hablar o pensar en algo. El error proviene al decir otra palabra o pensar en algo diferente a lo que se quería decir. Los lapsus de la lengua son cometidos al hablar y decir una palabra por otra. Los lapsus de la mente se refieren a olvidos momentáneos o equivocaciones al intentar recordar.

Las personas con un estilo de vida muy agitado y con un grado alto de estrés están predispuestas a tener más lapsus mentales.

Por ejemplo, situaciones cotidianas en las que todos hemos tenido lapsus mentales pueden ser: estar en una conversación y no salirnos la idea que estábamos a punto de explicar. Asimismo, podemos cambiar la idea por una palabra, que no nos salga la palabra que queríamos decir o decir otra palabra que no tiene nada que ver, aunque normalmente tiene alguna similitud, como que empiece por la misma letra. De la misma manera, es frecuente en los lapsus mentales no encontrar o no saber dónde hemos dejado las cosas, por ejemplo las llaves. Las llaves de casa, las buscamos por todas partes, no sabemos dónde las pusimos, los revolvemos todo… ¿las he perdido? Abrimos el congelador y allí están (¡las llaves!) junto al helado que dejamos deprisa por contestar el teléfono.

Los lapsus mentales suelen dar lugar a situaciones frustrantes para nosotros mismos o divertidos o vergonzosos para los otros. Pero, en general, son situaciones normales que nos pasan. Según investigaciones de Jonsdottir, podemos tener hasta 30 lapsus mentales a la semana.

Normalmente, nos preocupamos por los lapsus de memoria  ya que pensamos que pueden ser indicativos de alguna enfermedad mental. En estas ocasiones que hemos puesto de ejemplo anteriormente hay una consecuencia, que es: el estrés, la falta de atención o de concentración, fatiga, etc. Pueden darse a cualquier edad. Es muy difícil recordar alguna cosa que no hayamos puesto la atención adecuada.

Si está preocupado por su memoria, concentración o atención póngase en contacto con Biospais y evaluaremos su caso.

Miquel Colomer Ortega

Psicólogo de Biospais