La Acupuntura ha mostrado su eficacia en el alivio de la mayoría de los dolores y, también, en los dolores crónicos.

Los efectos analgésicos de la acupuntura se relacionan con los cambios favorables que se producen en la interrelación entre los sistemas dedicados al procesamiento afectivo (amígdala y la corteza cingulada anterior) y la memoria (hipocampo), regiones alteradas cuando existe dolor crónico. En dichas estructuras cerebrales se asocian los síntomas afectivos (depresión y ansiedad) en el dolor crónico, que mejoran al empezar las sesiones de acupuntura.

Uno de los dolores crónicos más frecuentes es la artrosis. La acupuntura es eficaz y segura en el tratamiento de la artrosis en distintas localizaciones corporales.