La acupuntura, junto a aparatología moderna, ayuda a mejorar las arrugas poco profundas. Estas se corrigen al estimular la musculatura facial, sin necesidad de cremas, sin efectos secundarios. Así, se consigue un bienestar mayor al ver la piel más tersa, saludable, más joven.