Alteraciones del pensamiento y el tratamiento psicológico para mejorarlo

Los humanos tenemos tan automatizado el pensamiento que hace difícil su definición. Según la definición de Moor es: “un proceso mental propio de las personas, que nos permite reflexionar, juzgar, realizar abstracciones y proceder al análisis de la síntesis”

En los trastornos del curso del pensamiento se dan trastornos relacionados con la velocidad, de la forma propiamente dicha, del contenido o trastorno de la experiencia. Sin que haya ningún trastorno del pensamiento se puede dar alguna de las siguientes alteraciones en nuestra vida diaria, Vallejo (2006). Puede estar relacionado con el estrés, el estado de ánimo, entre otras causas.

TRASTORNO DE LA VELOCIDAD

Pensamiento acelerado: el pensamiento es más rápido de lo normal y la respuesta se da en menor tiempo de lo normal, llegando incluso a contestar antes de terminar la pregunta.

Fuga de ideas o pensamiento ideofugitivo: asociaciones múltiples en la que el pensamiento salta de un tema a otro bruscamente. Ante cualquier estímulo externo hay distracciones con lo que no se concluye ninguna idea.

Bradipsiquia o pensamiento inhibido: hay dificultad en la asociación de ideas ya que el desarrollo del pensamiento es escaso o está retardado, con un discurso más lento de lo normal.

Bloqueo del pensamiento: es la interrupción del curso del pensamiento o idea sin que haya explicación aparente para el observador externo.

TRASTORNOS DE LA FORMA PROPIAMENTE DICHA

Pensamiento circunstancial: con información excesiva y en muchos casos poco tiene que ver con la pregunta inicial.

Pensamiento distraído: cambia de tema por estímulos inmediatos.

Pensamiento divagatorio: hay poca productividad de ideas pero con palabras vacías en el discurso.

Pensamiento tangencial: cuando hay incapacidad o dificultad para dirigir los pensamientos a un objetivo.

Pensamiento prolijo: hay una abundancia exagerada de ideas, sin discernir lo esencial de lo añadido.

Pensamiento perseverante: cuando se repite la misma respuesta ante diferentes preguntas.

Disgregación: los pensamientos fluyen sin conexión lógica por lo que el contenido es absurdo o sin sentido.

Incoherencia: alteración de la construcción de las frases que lleva a un discurso sin sentido.

Asociación rítmica: hay una asociación por el sonido de las palabras y no por el significado.

Alogia: los procesos de pensamiento son vacíos, lentos y rígidos.

TRASTORNOS DEL CONTENIDO

Preocupaciones: predominan temas en el pensamiento muy frecuente en situaciones de estrés.

Ideas falsas o erróneas: pero se pueden corregir por el razonamiento adecuado.

Ideas sobrevaloradas: que ocupan un lugar destacado en la vida de la persona, con significado propio y tono afectivo en que gira su conducta.

Ideas obsesivas: ideas, pensamiento, imágenes o impulsos repetitivos que se reconocen como absurdos e irracionales y provocan una gran ansiedad a la persona que las padece.

Ideas fóbicas: miedo y temor angustioso excesivo que persiste provocado por un objeto o situación que no son peligrosos.

Pensamiento mágico: creencia que las palabras, ideas, o acciones pueden impedir o llevar a cabo un suceso de manera mágica.

TRASTORNOS DE LA EXPERIENCIA

Difusión del pensamiento: donde se cree que los pensamientos se difunden fuera de su mente y se escapa de su control.

Inserción o imposición del pensamiento: los pensamientos no los siente suyos y se experimentan como extraños.

Robo del pensamiento: una fuerza externa saca sus pensamientos de la cabeza, de manera que no tiene pensamientos. Puede dar lugar a explicaciones delirantes.

Lectura del pensamiento: se vivencia que pueden leer su mente o conocer sus pensamientos.

Los trastornos del pensamiento están estrechamente relacionados con el lenguaje. Si le preocupa alguna alteración del pensamiento o lenguaje en su vida diaria póngase en contacto con Biospais donde le daremos la mejor solución a su caso en particular.

Miquel Colomer Ortega

Psicólogo Biospais

El dolor lumbociático mejora con la acupuntura

La lumbociática afecta la zona baja de la espalda de manera dolorosa y cada persona puede padecerlo al menos una vez en su vida.  La lumbalgia se refiere a dolor en la zona lumbar, que puede presentar rigidez, disminución del movimiento y dificultad para ponerse derecho. La ciática hace referencia a un dolor o adormecimiento que se inicia en la parte inferior de la espalda y desciende por el glúteo, la zona posterior o lateral de la pierna y llega hasta el pie, suele afectar una pierna.

La acupuntura es especialmente eficaz para los dolores de lumbociática. Según la Medicina Tradicional China (MTC) la lumbalgia y la ciática tienen una causa de debilidad de la zona lumbar. En los ataques agudos de lumbalgia se obtiene un alivio rápido en las primeras sesiones, se fortalece la zona y se evita que el agotamiento avance a medio-largo plazo del tratamiento. En el caso de pinzamiento ciático los resultados son similares al lumbago.

Hay medidas preventivas para disminuir la probabilidad de sufrir una lumbociática, como mejorar su postura, hacer ejercicio, mejorar la flexibilidad, levantar peso usando los músculos de las piernas, etc.

Si le duele la zona lumbar y quiere probar la acupuntura puede serle de ayuda para aliviar su malestar.

Miquel Colomer Ortega

Director de Biospais

El malestar de los tics nerviosos y el tratamiento con acupuntura

Los tics nerviosos son movimientos involuntarios bruscos, cortos y repetitivos de cualquier grupo muscular. Los tics pueden afectar cualquier parte del cuerpo, como la cabeza y cara, con frecuencia, o piernas, brazos, etc.  Encontramos diferentes tipos de tics: Tics motores simples, tics motores complejos, tics vocales simples, tics vocales complejos. Normalmente son pasajeros, pero no en todos los casos.

Los tics motores simples: son los más frecuentes y suelen afectar a la cara, cabeza y cuello. Encontramos, por ejemplo, guiñar un ojo, movimientos repetitivos con la cabeza, etc.

Los tics motores complejos: afectan a grupos musculares al repetir una acción, incluyen: tocar, agacharse, doblar las rodillas, dar giros al caminar.

Los tics vocales simples: en estos casos el niño o la niña resopla, carraspea, gruñe o repite un sonido determinado.

Los tics vocales complejos: a diferencia de los tics vocales simples, se repite una palabra. Puede alternar entre palabras que escucha (ecolalia), repetir sus propias palabras (alilalia) o repetir palabras obscenas, malsonantes o insultos (coprolalia).

La Medicina Tradicional China (MTC) se basa en el equilibrio de la energía que fluye por los meridianos de nuestro cuerpo que mantiene la salud del organismo. Si la energía Yang del Hígado está en desequilibrio o hay un ataque de energías perversas de Viento interno en el organismo pueden aparecer los tics, según la MTC.

El tratamiento de acupuntura irá encaminado a equilibrar la energía de los meridianos y del Hígado para mejorar el sistema nervioso en general y los tics en particular. Para ello se insertan agujas muy finas en los puntos de acupuntura.

Si los tics nerviosos le causan un malestar significativo en Biospais le podemos atender para buscar la solución más adecuada a su caso.  La acupuntura le ayudará a relajar los nervios y le daremos técnicas y estrategias para controlar los tics. En el caso de que le hayan diagnosticado un Trastorno de Tourette o cree que puede tenerlo, el tratamiento psicológico con el enfoque cognitivo conductual puede ayudarle a minimizar el malestar que provocan los tics.

Miquel Colomer Ortega

Director de Biospais

Tratar y gestionar las emociones de los niños/as o adolescentes con ayuda del psicólogo (segunda parte)

Los padres son modelos de comportamiento para sus hijos; por eso es necesario que desarrollen su inteligencia emocional de cara a favorecer la de sus hijos. Una propuesta para empezar este camino del desarrollo es que el adulto conecte varias veces al día con sí mismo para detectar qué está sintiendo en ese momento. Una buena manera de empezar a trabajar esta conciencia emocional puede ser respondiendo a las cuestiones:

  • ¿Cómo me siento?
  • ¿Por qué me siento así?
  • ¿Cómo estoy manifestando lo que estoy sintiendo?
  • ¿Esta emoción, me ayuda en la situación y momento actual? ¿Qué estrategia puedo aplicar para mantenerla? ¿Qué puedo hacer para cambiarla y sentirme mejor?

El siguiente paso es ayudar a nuestros hijos a detectar cómo se sienten. Es necesario enseñarles a conectar con ellos mismos para que puedan comprender cómo se sienten. Cualquier situación cotidiana es buena para practicar y desarrollar la conciencia emocional. Será positivo que presten atención a sus emociones tanto si están contentos como tristes, enfadados, sorprendidos, con miedo, etc. Es momento entonces, de enseñarles a poner nombre a sus emociones.

Una buena manera es a través de nuestro ejemplo. Así, es importante que los padres verbalicen el sentimiento cuando están contentos, enfadados, etc. para aportar y ampliar el vocabulario emocional de sus hijos. Cuando los niños detectan como están, es conveniente ayudarles a etiquetar aquella emoción. Otro aspecto importante a tener en cuenta es ayudarles a averiguar la causa que los ha originado la emoción, encontrar la mejor manera de expresarla e identificar los gestos relacionados con cada una de las emociones.

Conviene destacar que todas las emociones son legítimas y por lo tanto, es necesario aceptarlas. Ahora bien, a pesar de esta legitimidad, el comportamiento automático que se deriva de alguna de ellas (por ejemplo la reacción de atacar cuando sentimos ira) no siempre es adecuado. La impulsividad puede ser un peligro. Es importante que los niños puedan aprender, la diferencia entre estar enfadado y pegar a su amigo por el hecho de sentir esta emoción.

El trabajo de los psicólogos es ayudar a comprender y gestionar correctamente sus emociones para la vida en sociedad y mejorar su relación consigo mismo y los demás.

Si necesita ayuda para gestionar las emociones de los niños a adolescentes, contacte con Biospais.

Miquel Colomer Ortega

Director de Biospais